Logo cardamomo blanco

PUEBLOS CON ENCANTO EN GUADALAJARA

Entorno de Hotel Cardamomo Sigüenza GUADALAJARA

Ideal para escapada llena de historia y cultura

Carabias

Estamos ubicados en el inicio de la Sierra Norte de Guadalajara, a escasos 11 km de la Ciudad Medieval de Sigüenza. En función de tus intereses, podrás optar por realizar visitas culturales y conocer Sigüenza, Atienza, la Ruta del Románico, la Ruta de los Castillos…

Si te interesa más estar en contacto con la naturaleza, desde Carabias puedes realizar varias rutas a pie, como por ejemplo al embalse del Atance o acercarte a visitar Palazuelos, nuestra pequeña Ávila. También está el Parque Natural del Río Dulce, donde existen varias rutas muy interesantes, cómodas y aptas para todos los públicos. Puedes visitar las Salinas de Imón o el cañón del Río Salado en Santamera.

Villa de Sigüenza

Visitar Sigüenza es adentrarse en la historia en cada uno de los pliegues del tiempo. Tras los vestigios de antiguos pobladores: celtíberos, romanos, visigodos y árabes; se impone una Sigüenza medieval que cautiva la mirada ya en la primera vista general.

El castillo domina la ciudad, la imagen postal, y guarda en sus cimientos, que ascienden hasta sus almenas, secretos de sus habitantes de antaño. La Casa del Doncel, de visita obligada; la iglesia de San Vicente o de Santiago, los restos de murallas que se entrelazan por la ciudad; la catedral, con su imponente interior de bóvedas y mausoleos… completan el puzle de este periodo histórico.

Su catedral es una visita imprescindible. Es, en conjunto, un bello ejemplar del estilo cisterciense o primer gótico y en ella destacan las Capillas de los Arces, de San Pedro, de la Anunciación, o de San Marcos, junto con la estatua del Doncel y los rosetones góticos de los siglos XII-XVI.

Tres son los espacios naturales protegidos en la comarca: el Parque Natural del Río Dulce, el Lugar de Interés Comunitario del Río Salado y la Microrreserva de los Saladares del Río Salado.

El Hotel Cardamomo Sigüenza se encuentra estratégicamente ubicado a solo unos 11 kilómetros de la encantadora Ciudad Medieval de Sigüenza. Esta cercanía permite a nuestros huéspedes disfrutar fácilmente de todas las maravillas históricas, culturales y arquitectónicas que ofrece esta fascinante ciudad. Con un breve trayecto en coche de aproximadamente 15 minutos, nuestros visitantes pueden sumergirse en el ambiente medieval de Sigüenza y explorar su impresionante castillo, sus encantadoras calles empedradas y su rica herencia histórica.

Si deseas conocer mejor la historia y el patrimonio de Sigüenza, puedes reservar tu visita con un guía oficial de la ciudad.

O si prefieres el turismo activo, puedes hacerlo con nuestros amigos.

Atienza

Situada en la Serranía Norte de Guadalajara, Atienza es cruce de rutas importantes de la región: la del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote.

El Castillo, ubicado en la parte más alta del pueblo, es el monumento más representativo de Atienza. Utilizado por los celtíberos y luego por los árabes, quienes construyeron una fuerte alcazaba, fue reformado por los cristianos tras la Reconquista. Durante la Edad Media, cambió de manos numerosas veces entre los siglos IX y XI. Fue ocupado por Alfonso III, por Almanzor y por Sancho García, entre otros, para ser finalmente tomado por Alfonso I de Aragón, Rey consorte de Castilla por su matrimonio con Urraca I. Es mencionado en El Cantar de Mío Cid, refiriéndose a él como «peña muy fuerte».

Entre las obras religiosas se destaca el ábside del Monasterio de San Francisco, de estilo gótico, lo único que queda tras el saqueo francés. San Bartolomé, erigida en el siglo XIII, presenta sobre su estilo románico las reformas y ampliaciones del siglo XVI. Santa María del Val, San Juan del Mercado, la iglesia de la Santísima Trinidad o Santa María del Rey, son otros de los múltiples ejemplos que encontraremos.

Una visita muy recomendable es el Museo de la Santísima Trinidad. En su interior se puede contemplar una magnífica exposición de arte religioso. Destacan la capilla de la Inmaculada Concepción, de estilo rococó; el retablo mayor, decorado con lienzos de Matías de Torres; un curioso catafalco del siglo XVI; y dos espectaculares Cristos: el Cristo del Perdón, de Luis Salvador Carmona, y el Cristo de los Cuatro Clavos, tardorrománico.

El Hotel Cardamomo Sigüenza se encuentra a tan solo 23 km de distancia de la encantadora localidad de Atienza. Este pintoresco pueblo medieval se convierte en un destino ideal para una excursión desde el hotel. Los visitantes pueden disfrutar de un tranquilo paseo a pie, absorbiendo el ambiente histórico y cultural de Atienza, con su impresionante castillo, sus calles empedradas y sus antiguas iglesias. Con nuestra proximidad a Atienza, los huéspedes del Hotel Cardamomo Sigüenza pueden sumergirse fácilmente en la rica herencia de esta fascinante localidad.

Imón

A unos 14 km del Hotel Cardamomo Sigüenza y de la propia Villa de Sigüenza encontramos Imón y en ella las salinas más importantes de la comarca de Atienza y de la provincia. Las Salinas de Imón tuvieron una mayor producción de sal, son las de mayor tamaño, mejor construcción y, además, han llegado a nuestros días en mejor estado de conservación.

El rey, bajo cuyo control se encontraban, destinaba las rentas a pagar a nobles y al obispado de Sigüenza. La última modernización, a la que debe su actual aspecto, es obra de Carlos III en 1720. Estuvieron activas hasta 1996 y en la actualidad se conservan restos de la última cosecha en sus almacenes principales.

En un pequeño desvío a la entrada del pueblo encontramos las Salinas de Imón y a unos 3 km de distancia las de Santamera podrían completar el paseo del caminante. El conjunto se compone de tres almacenes de gran tamaño, dos de ellos se conservan en pie, San Antonio y San José, con parte de la última producción; cinco norias, cuatro de ellas se conservan en estado aceptable, distribuidas a lo largo de la instalación; varios recocederos y unas mil albercas, que mantienen la mayoría de sus empedrados y maderos.

Cierran el conjunto edificios anejos, oficinas y pequeños almacenes, que nos dan una idea completa de su actividad. Se dividen en el clásico método de partidos, cada uno con sus límites, sus instalaciones y su nombre.

Palazuelos

Palazuelos es uno de los pocos pueblos que conserva, casi íntegra, toda su muralla, lo que hace que el acceso al mismo sea a través de sus puertas. Este hecho, junto con su castillo, nos transportará a una verdadera ciudad amurallada del Medievo.

Torres cilíndricas en los ángulos de su muralla, y una gran torre del homenaje adosada al muro oeste. El castillo es el punto más fuerte del amurallamiento, que parte de él rodeando toda la población.

Fue mandado construir por Íñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, y está atribuido al arquitecto Juan Guas. Las armas de los Mendoza están sobre las puertas de entrada a Palazuelos. Entre sus sucesivos herederos, destaca la princesa de Éboli. Tuvo un uso corto como fábrica de harinas en el siglo XX, y actualmente se encuentra en proceso de restauración.

Junto a la entrada principal de la muralla, en una gran plaza, encontramos la picota de Palazuelos. Es una columna, antiguo símbolo de las villas independientes que podían tener un juez e impartir por sí mismas justicia. Los condenados terminaban atados, muchas veces, a la picota, que conserva los hierros en su parte superior, donde el reo era expuesto a la vergüenza pública.

El Hotel Cardamomo Sigüenza se encuentra ubicado a escasos 3 km de Palazuelos, una encantadora pedanía que vale la pena explorar durante tu estancia. Puedes llegar a Palazuelos fácilmente durante una de tus excursiones desde el hotel, ya sea en coche por la misma carretera o disfrutando de un agradable paseo de aproximadamente 40 minutos.

Santamera

Las Salinas de La Olmeda forman parte, junto con las famosas Salinas de Imón, del Valle y Salinas del Río Salado. Este espacio natural incluido en la Red Natura 2000 alberga lugares tan increíbles como Santamera, localidad que además descubrirás en esta ruta.

La ruta comienza en la localidad de La Olmeda de Jadraque. Habrás dejado el coche al inicio del pueblo, junto al Ayuntamiento en una explanada. Entra al pueblo por la calle principal y atraviesa por esa calle hasta el fondo del pueblo. El inicio del camino que te llevará a Santamera está en esa dirección. Nada más salir de La Olmeda de Jadraque, los campos de cultivo rodean nuestra ruta. Una pequeña chopera nos despide a la izquierda saliendo del pueblo. La ruta sigue una pista bastante bien cuidada y usada por todoterrenos y vehículos de la zona. Puede que durante el transcurso de la mañana veas corzos a un lado u otro de la pista.

Llevarás un par de kilómetros andados cuando llegues a un desdoble del camino. Toma el de la izquierda, que te llevará en dirección hacia el barranco que se aprecia al fondo.

Si tienes suerte verás grandes grupos de buitres que anidan en esta zona. Acuérdate de llevar los prismáticos para verlos bien de cerca. El camino de repente se junta con el Río Salado y seguimos paralelos hasta encontrarnos con la carretera que entra al pueblo de Santamera. Entraremos por la carretera a Santamera y puedes subir al alto a ver su iglesia. Desde el alto donde se ubica la iglesia hay una bonita vista de Santamera y de los muros de roca que lo rodean. Es un paraje bastante sorprendente, muy muy bello. Es un pueblo que sorprende por lo diferente que es, tan encajonado entre los roquedos. Te transporta a zonas más del norte, como si no estuviéramos de repente en Guadalajara sino en zonas más cercanas al Pirineo. Se respira una paz increíble. Una vez bajamos de la iglesia, hay que tomar una calle en dirección OESTE que nos va a llevar a los barrancos que se forman en una de las colas del Embalse del Atance. La calle se convierte en una pista, y la pista se convierte más tarde en un sendero. Esta zona es bellísima. Se forman unas hoces perfectas para los buitres. En sus paredes verás algunas vías de escalada equipadas para los aficionados a este bonito deporte. Aunque el sendero continúa y seguramente se pueda hacer la vuelta completa por la orilla del pantano y volviendo de nuevo a La Olmeda de Jadraque por ese lado, la ruta aquí propuesta enfila la media vuelta y volvemos por el mismo camino por el que hemos venido.

Parque Natural del Barranco del río Dulce

La importancia ambiental característica del Parque Natural del Barranco del río Dulce se deriva de un proceso geológico relevante: la excavación por el río de un profundo cañón en potentes estratos de calizas. Durante el periodo del Secundario, Jurásico y Cretácico, la zona estuvo frecuentemente cubierta por mares que depositaron las calizas que ahora se observan. En el Terciario se produjo la fractura y plegamiento de estos sedimentos y más recientemente, en el Cuaternario, el río Dulce ha ido disolviendo las calizas y excavando el cañón actual que se manifiesta a través de las típicas formas de este sistema geomorfológico: ciudades encantadas, lapiaces, cuevas, simas, torcas, dolinas o edificios tobáceos que se pueden observar con toda claridad en el meandro abandonado de La Cabrera. El resultado es un relieve muy llamativo que se compone de parameras amplias y altas, interrumpidas por el corte del cañón del río Dulce, y también de sus afluentes, que dan lugar a cascadas estacionales.

 

Especialmente indicado para senderismo y ciclismo, permite rutas cómodas aptas para todos los públicos.

La ruta comienza en la localidad de La Olmeda de Jadraque. Habrás dejado el coche al inicio del pueblo, junto al Ayuntamiento en una explanada. Entra al pueblo por la calle principal y atraviesa por esa calle hasta el fondo del pueblo. El inicio del camino que te llevará a Santamera está en esa dirección. Nada más salir de La Olmeda de Jadraque, los campos de cultivo rodean nuestra ruta. Una pequeña chopera nos despide a la izquierda saliendo del pueblo. La ruta sigue una pista bastante bien cuidada y usada por todoterrenos y vehículos de la zona. Puede que durante el transcurso de la mañana veas corzos a un lado u otro de la pista.

Barranco Río Dulce: Los paisajes formados por sus bosques y los tres pueblos de su recorrido nos dejarán un magnífico recuerdo. Los bosques que cubren este Parque Natural se componen fundamentalmente de encina y de quejigo, con mayor o menor espesura y altura en función del secular aprovechamiento de pastos y leñas. Donde el suelo escasea, surgen las sabinas y los enebros. La mayor parte del área potencial del bosque en galería fluvial del río Dulce se encuentra actualmente ocupada por huertos o plantaciones productoras de chopo. Localmente aparecen rodales de este bosque bien conservado con chopos o álamos, sauces y fresnos.

El ambiente nemoroso del cañón facilita la presencia de especies propias de ambientes más norteños, como los arces y guillomos. Entre los roquedos de las paredes del barranco, podemos avistar buitres leonados, águilas reales, halcones peregrinos y chovas piquirrojas. En las riberas, garzas y ánades reales, el martín pescador y la lavandera cascadeña.

El disfrute de los recursos naturales del Parque se puede completar con los proporcionados por el patrimonio cultural, destacando el conjunto histórico de la cercana Sigüenza. El Románico está representado por las preciosas iglesias de Jodra, Sauca y Pelegrina, contando esta última con un maravilloso castillo.

Acceso libre y gratuito.

El Parque Natural del Barranco del río Dulce se extiende por los términos municipales de Sigüenza (La Cabrera y Pelegrina), Mandayona (Aragosa), Sauca (Jodra del Pinar), Torremocha del Campo, Mirabueno y Algora, en la provincia de Guadalajara. Para acceder al Parque, desde la A-2, tomamos cualquiera de las carreteras de acceso a Sigüenza, bien la CM-1011 en el pk. 104, pasando por el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Mandayona, o bien la GU-118 en el pk. 118, pasando por el Mirador de Félix Rodríguez de la Fuente.

Época preferente de visita. Qué llevar.

Todas las estaciones. Especialmente recomendadas en primavera y otoño. Atención a la nieve y el hielo desde mediados de diciembre hasta marzo, que puede complicar los accesos por carretera. Llevar bicicleta y un bastón para disfrutar de sus caminatas.

Recorridos:

De Aragosa a Pelegrina. Distancia 11 km.

7 km. de Aragosa a La Cabrera + 4 km. de La Cabrera a Pelegrina. Duración aproximada:3-4 horas ida. Dificultad: baja/media por la duración, aunque es un terreno prácticamente llano. Señalización: balizas de madera (coincide en su mayor parte con el GR-10, indicado con dos franjas paralelas roja y blanca) Recomendada para bicicletas. Apto para carritos de niño en todos los tramos.

Hoz de Pelegrina. Distancia 4 km.

Este recorrido circular permite descubrir el paraje más abrupto del Parque, la Hoz de Pelegrina, con sus agujas, torres, ciudades encantadas, arcos de piedra, cascadas, etc. Duración aproximada: 1-2 horas ida y vuelta. Dificultad: baja/media, aunque es un recorrido llano con un único desnivel destacable de 70 m. de ascenso a Pelegrina, hay que vadear el río. Señalización: balizas de madera Apto para carritos de niño hasta la caseta de Félix.

De Sigüenza a Pelegrina por el Quejigar. Distancia 11,5 km.

Esta ruta permite llegar desde la ciudad medieval de Sigüenza al corazón del Parque Natural en Pelegrina. En el Parque (2 km más desde Sigüenza) Duración aproximada: 2 horas ida (una más desde Sigüenza) Dificultad: baja/media, por distancia. Señalización: balizas de la ruta del Quijote.

Mirador de Félix Rodriguez de la Fuente

Carretera GU-118, a 6,5 km de Torremocha del Campo -dirección Sigüenza-, o a 9,3 de Sigüenza -dirección Pelegrina.

Ruta para invidentes. Distancia 1,5 km.

Esta ruta parte del pueblo de La Cabrera y se dirige por la derecha del río Dulce aguas abajo. Es un paseo calmado e instructivo junto al río, acompañado de una serie de elementos interpretativos del medio natural adaptados a los invidentes. Apto para carritos de niños en todos los tramos.

 

Centro de interpretación

Situado en Mandayona. Una exposición dedicada a los recursos naturales del parque, su románico, la actividad desarrollada por Félix Rodríguez de la Fuente en el Parque, y cámaras para la observación directa de nidos de buitres leonados. Información sobre rutas y recorridos. Tel.: 949 305 948